Visitas

miércoles, 23 de noviembre de 2016

P.N. de LA TEJERA NEGRA (SIERRA NORTE)

PARQUE NATURAL DE LA TEJERA NORTE
SIERRA NORTE-GUADALAJARA


Domingo, 20 de noviembre de 2016

Cantalojas, es un municipio situado en el extremo noroccidental de la provincia de Guadalajara, concretamente en la Sierra de Ayllón, en Castilla-La Mancha. Es un lugar situado en La Sierra Norte de Guadalajara. Se encuentra bañado por los río Lillas y Zarzas.

Parte del municipio de Cantalojas se encuentra dentro del parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Además en su término municipal se encuentra situado el hayedo de Tejera Negra.

P.Natural de la Sierra Norte de Guadalajara 

Es un parque natural que se extiende por la serranía del norte de la provincia de Guadalajara. Engloba a las sierras de Ayllón y de Pela, entre otras menores, así como los preexistentes Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra, reserva natural del Macizo del Pico del Lobo-Cebollera, la reserva fluvial del Río Pelagallinas y la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz.


P. Natural de La Tejera Negra.


Tejera Negra es un hayedo situado en Cantalojas,, en el ricón noroccidental de la provincia de Guadalajara. Forma parte del macizo de Ayllón, en el extremo oriental del Sistema Central. Es uno de los hayedos más meridionales de Europa.


En 1974 se declara al hayedo de Tejera Negra, sitio de interés nacional y en 1978 se declara parque natural, que se amplió en 1977. Desde la creación del parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara , el 22 de marzo de 2011, quedó integrado dentro de éste.


Recibe su nombre principal del Hayedo y su nombre complemetario. "Tejera Negra", del valle vecino por el Poniente, la cuenca del río Sorbe, donde aparece en los mapas topográficos un barranco menor, expuesto al Norte, con el nombre de Tejera Negra.
En cuanto al clima los veranos son suaves y frescos y los inviernos muy duros, con nieve durante dos o tres meses.


Flora; El principal foco de interés del parque se encuentra en la masa forestal de hayas, una de las más meridionales de la península ibérica, con una extensión cercana a las 400 hectáreas. El melojo y el pino silvestre también forman masas boscosas, principalmente en solanas.


También cabe destacar la presencia de tejos, acebos y abedules. También encontramos arándanos, enebros rastreros y gayuba. retama negra, retama blanca y brezos rosados, brezos blancos.


Fauna; Podemos apreciar el águila real, el milano real y azor, corzos, zorros, gatos monteses, garduñas, tejones, comadrejas, jabalíes y rapaces nocturnas como cárabo, búho chico y mochuelo.


En cuanto a las rutas que se pueden realizar, existen 2 rutas circulares para realizar a pié: la "Senda de Carretas" y la "Senda del Robledal". Existe también una ruta circular señalizada para bicicletas que llaga al río Zarzas.
Cuenta también con un Centro de Interpretación.


Importante; si lo que se pretende es realizar sólo la Senda Carretas, es necesario realizar la reserva de aparcamiento (es muy frecuentada por lo que se aconseja realizar la reserva al menos con 4 meses de antelación, para evitar problemas)



En nuestro caso, al no disponer de la reserva de aparcamiento (ya que estaban agotadas) decidimos realizar una ruta de 22 kms que comenzaría en el Centro de Interpretación, y uniría la Senda del Robledal con la Senda Carretas.


Una vez que llegamos al centro de Interpretación (8,30 hrs, justo a la hora que estaban abriendo), aparcamos el vehículo y al ser los primeros el guarda se nos dirigió a nosotros y nos dijo que debido al mal tiempo que hacia, probablemente fallaría muchas reservas realizadas, por lo que si nosotros queríamos, nos dejaría pasar con el vehículo hasta el aparcamiento que hay al comienzo de la Senda de Carretas, 8 kms más adelante por pista forestal.

Nosotros, observando el mal tiempo que se avecinaba, no lo dudamos, pagamos los 4 euros  que se debe abonar por vehículo y nos dirigimos hacia el inicio de la Senda de Las Carretas.


Me sentí un poco frustrado ya que mi intención era haber realizado la ruta completa que ya habíamos planificado, pero como dice el refrán más vale pájaro en mano que cien volando. (Lo digo por que al finalizar la ruta nos cayó una buena lluvia)

Una vez llegamos a los aparcamientos de La Senda Carretas, aparcamos, cogimos todos los preparativos, el tiempo amenzaba lluvia, y nos pusimos en marcha.

La ruta tengo que decir que está muy bien señalizada, por lo que no hay ningún problema de orientación

SENDA CARRETAS,
FICHA TÉCNICA;
Trazado; Circular.
Longitud; 6 kms.
Desnivel; 270 metros.
Duración; 3 horas (5 horas recomendable hacer muchas paradas).
Dificultad; Baja.
Señalización; Señalizada.
Época recomendada;Primavera, verano, otoño.



Ruta

La ruta comienza en el aparcamiento. La fuente que vemos de agua no tratada marca el inicio de la ruta, que discurre junto al río Lillas hacia aguas arriba, por un pastizal húmedo, alimento del ganado y mamíferos herbívoros, y junto a repoblaciones de pinar de pino  silvestre.


Cuando la senda cruza un pequeño arroyo que desemboca en el río Lillas, giraremos hacia la izquierda, iniciando una suave ascensión por un camino que va entre robles, por el fondo de un barranco, y donde ya podremos apreciar las primeras hayas dispersas. Es entonces cuando nos situamos en la denominada "Seda de Carretas", denominada así por que se utilizaba para transportar en carros el carbón producido en el hayedo.

Precisamente en este tramo nos encontramos con "La Carbonera", estructura tradicional formada por pilas de leña cubiertas de hojarasca y tierra, reproducción de las antiguas carboneras utilizadas para obtener carbón, tras una combustión de unos diez días.

La senda continúa ascendiendo, ahora bajo las copas de las hayas, y la pendiente se acentúa, siendo la parte más dura del recorrido. En este tramo podemos observar algún tejo aislado junto al barranco. Termina la ascensión al llegar a la Pradera de Matarredonda, desde donde podremos observar una bonita panorámica y aprovechar para tomar el almuerzo.
Retomamos la ruta que hemos dejado continuando por el mismo sendero, esta vez llaneando entre hayas , robles y pinos, destacando en este tramo un hermonoso ejemplar de tejo. 

Cuando llegamos a una bifurcación de caminos, tomaremos el de la izquierda, que baja al  aparcamiento, situado a unos 1000 metros de distancia. el otro camino, el de la derecha, lleva al Collado del Hornillo, por donde se accede si se hace la Senda del Robledal desde el Centro de Interpretación. Descenderemos por el citado camino de la izquierda, entre  hayas, pinos y robles, pudiendo observar desde los claros del bosque el Hayedo de la parte alta del rio Lillas. Continuamos bajando hasta llegar a los aparcamientos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario